Feliz cumpleaños, Ansel!

anselEl onomástico es una excusa perfecta para recordar al gran fotógrafo estadounidense (20 de febrero de 1902 – 22 de abril de 1984) que tantas fotos inspiradoras dejó así como el desarrollo del sistema de zonas.

Pareidolia

Esta vistosa arañita fue retratada por el fotógrafo ucraniano Igor Ryabov.

clown-face-spider_2478080k

Ustedes también la ven parecida al payaso de IT? 🙂

IT

Ganadores del World Press Photo 2013

Más de 5000 fotógrafos de 124 paises participaron en la edición 2013 del World Press Photo. De las 103.481 fotografías el jurado eligió como foto del año a la desgarradora imagen Gaza Burial (Entierro en Gaza) del sueco Paul Hansen.

Paul Hansen y la foto del año

En este link puden verse todas las fotos ganadoras ordenadas por categorías.

Se viene la D7100?

Nikon acaba de anunciar una conferencia de prensa para el 19 de febrero en la que anunciaría el lanzamiento de la esperada  Nikon D7100.

La sucesora de la D7000 ha sido fuente de innumerables rumores en los últimos meses. Todo indicaría que estaríamos hablando de una cámara similar a la D600 aunque de menor tamaño. Habrá que esperar un par de días más…

Pingüinos!!

Pero qué bonitas fotos de pingüinos, no?

ping

miren bien… no son pingüinos verdaderos: son cámaras!

La premiada productora de John Dower, especializada en documentales de vida silvestre para Discovery y la BBC, diseño unas cincuenta cámaras espía para realizar un documental sobre estas simpáticas criaturas. Escondidas en modelos de pingüinos pero tambien en rocas, montículos de nieve y hasta huevos consiguieron unas imágenes realmente impresionantes de varias especies en lugares como la Antártida o Atacama.
Las imágenes forman parte del documental que la BBC transmitió el pasado 11 de febrero: Penguins: Spy in the Huddle. Aquí está el trailer:


Visiten el sitio que la productora habilitó para acceder a imágenes y videos de los pingüinos y del backstage!

Asesinan a un Guardaparque en Paraguay

Un hecho lamentable. El pasado jueves 8 Bruno Chevugi y otros tres guardaparques fueron emboscados y acribillados aparentemente por narcotraficantes mientras realizaban un patrullaje por el río Jejuimi, en la Reserva Forestal Mbaracayú. Sus compañeros pudieron ser rescatados pero su cuerpo fue hallado por la Fuerza Aérea Paraguaya a un kilómetro del lugar. La recuperación del mismo no fue simple, dadas las características del monte, pero finalmente el domingo fue sepultado en un predio de la comunidad Aché.bruno-chevugi_595_446_132524ma5

La BBC lo volvió a hacer!

Con la calidad a la que nos tiene acostumbrados y que NADIE ha podido superar, David Attenborough acaba de estrenar una nueva serie de seis documentales titulada Africa.

El primer episodio fue visto por 6,5 millones de personas en el Reino Unido, levemente por debajo del record previo que tenía Frozen Planet. A ese primer episodio, centrado en el Kalahari, siguieron otros que se ocupan de distintas regiones del continente -Sahara, Congo, la savana etc-. Las impresionantes imágenes además de la belleza no dejan de lado lo salvaje con secuencias como la “reacción” de una elefenta frente a la muerte de se cría o la competencia entre picozapatos que llearon a generar críticas de algunos espectadores por su crudeza.

De más está decir que es de visión obligada para todo interesado en la naturaleza. En el sitio de la BBC hay algunos videos e imágenes, los capítulos pueden verse por los medios habituales.

Lluvia de arañas!

Y yo sin paraguas…

 

La escasez de predadores naturales de una especie de araña y la abundancia de comida está causando un fenómeno curioso en Santo Antônio da Platina, estado de Paraná. En una zona rural poco poblada, lindante a una ruta secundaria, miles de arañas de la especie Anelosimus eximius, también conocido como tejedoras-oscuras, tejieron sus telas entre los cables y postes de electricidad.

El curioso fenómeno fue registrado por Érick Reis, que el pasado domingo 3 de febrero estaba registrando una boda noto la inusual cantidad de arañas y realizó un video de 4 minutos. El video, bautizada como la “lluvia de arañas”, convirtió al joven en una celebridad: “nunca vi algo parecido”, dice.

El viernes 8 enviados de la Gazeta do Povo fueron al lugar y encontraron a las arañas protegidas en los árboles. El profesor de biología de la Universidad Estatal del Norte de Paraná (UENP), Luiz Carlos da Silva Pontes, explica que estas criaturas encontraron el ambiente perfecto para reproducirse y desarrollarse sin predadores naturales, como pequeñas aves y murciélagos. El investigador realizó un estudio el año pasado en la región que registró un aumento de la población de arañas debido a la desaparición de los árboles frutales que dieron paso a las pasturas. Estos árboles eran el hábitat de murciélagos, principales depredadores de las arañas.

A ver quién se anima a cantar bajo esta lluvia!

Silva explica que normalmente son las hembras las que tejen las telas, muy resistentes y similares a hilos de seda. Sin embargo, en esta época del año es el período de reproducción de este tipo de araña y los machos comienzan a tejer tambien para impresionar a las hembras. La competencia termina formando una intrincada red de hilos que se extienden entre árboles, postes y cables de luz que cubre decenas de metros cuadrados. Por la tarde, las arañas abandonan la protección de los árboles para alimentarse de los insectos atrapados.

El biólogo advirtió que aunque no son particularmente agresivas, conviene mantener distancia. La picadura de estas arañas puede causar irritación y malestar en los adultos sanos, pero en los niños menores de cuatro años, el veneno puede causar complicaciones e incluso shock anafiláctico.

El agricultor Teodoro Renato Corsini fue picado y también su hijo, un niño de cuatro años que tuvo que recibir atención médica y aún así sufrió durante días espasmos y convulsiones. “He notado la presencia de estas arañas en varios lugares, especialmente cerca de las pasturas”, dice.

Fuente: Gazeta do Povo (Trad. Maximiliano Brina)

Entrevista a Tito Narosky

Entrevista de Soledad Vallejos publicada hoy en Pagina 12:

“Un tesoro que pocos conocen”

Tiene 80 años y una vida dedicada al naturalismo. Es autor de la primera guía local sobre aves. Aquí explica cómo nació su pasión y de qué manera le dio cauce. El antes y el ahora.

“Lo mío era más casero. Hacíamos ciencia igual, pero como improvisando, inventando aparatos de observación, porque era divertido. Nunca fui en busca de otra cosa. Ni gloria ni dinero, ni ciencia ni saber: quería pasarla bien. Y en el naturalismo encontré, no sé, la fuente de Juvencia. Parece que algo encontré que me sirvió para estar 30, 40 años detrás de pajaritos y huevitos.” Con 80 años, Samuel “Tito” Narosky todavía tiene frescas las palabras de ese tío que cuando veía su pasión por el naturalismo sólo atinaba a exclamar: “Siempre con pajaritos y huevitos”. Es presidente honorario de la ONG de observadores Aves Argentinas; autor de quince libros de, sobre y para naturalistas; pionero: suya y de Darío Yzurieta, otro observador apasionado que fue su socio en el terreno, fue la primera Guía para la identificación de aves de Argentina y Uruguay escrita por argentinos. También incorporó especies de aves a la lista de las que pueden encontrarse en Argentina; una de ellas, el capuchino de collar, fue reconocida como novedosa por la ciencia.

Es una tarde cualquiera y en su oficina, mientras gestiona los destinos de un empresa dedicada al aluminio, Tito también admite que la observación de la naturaleza pudo haber cambiado en las últimas cuatro o cinco décadas, y que quizá, al menos en esta parte del mundo, alguna injerencia él puede haber tenido.

–La naturaleza me gustaba desde siempre, de nacimiento, pero vivía en una ciudad, en Bahía Blanca primero y después en los alrededores de Buenos Aires. Sólo cuando tenía 10 años tuve contacto con la naturaleza, porque me invitó una tía a hacer un paseo por un pueblito de campo. Se ve que lo tenía muy adentro, porque estar ahí fue un deslumbre: me sentía como Alicia en el país de las maravillas. Ahora, si la pregunta es cuándo empecé a observar, la respuesta es “mucho después”.

Era 1966, Tito andaba por los treinta y pocos. Hasta entonces no sabe cómo, pero se había contenido. Entonces no lo hizo más. “Tenía otro ímpetu, fue como un despertar de esas emociones infantiles. Y desde ahí no paré”. Diez años después publicó su primer libro, Entre hombres y pájaros. Andanzas de un naturalista. Y ya no paró. “Recorrí sin motivo la naturaleza. Bah, con un motivo fuerte interno, ninguno externo, digamos.”

–Porque sí.

–Claro. Y al mismo tiempo fui creando condiciones en derredor, encontrando amigos, procurándolos. Cuando empecé, en el país se podían contar con los dedos de una mano a los naturalistas que soñaban con mirar pájaros o encontrar rarezas. Y justo encontré por entonces a un compañero ideal para eso, Darío Yzurieta, que fue el dibujante de la guía. El tampoco tenía ningún objetivo más que salir. Era pintor de obra mi amigo Yzurieta, y tenía una condición natural fantástica para el dibujo. Pero era un aficionado mínimo, como yo. Yo no tenía nada que ver con eso tampoco. Pero salíamos y pasábamos horas de gloria. Siempre digo que el comienzo fue como una luna de miel con la ornitología.

Yzurieta fue el señor que dibujó a cada una de las cientos de especies de esa guía que hoy trae fotos, checklist, cd con cantos de aves en mp3. Fines de los ’60, principios de los ’70: Narosky y él salían a observar todas las semanas al principio; con los años, cuando los trabajos y las mudanzas se imponían, espaciaban quizá hasta dejar pasar un mes entre salida y salida, pero también se desquitaban con “aventuras” –así dice Tito– de larga duración. Observaron “el país de punta a punta”, y lo atestiguan las anotaciones de Malvinas, Formosa, Chaco, Jujuy. Tito dice que todo fue “siempre en busca del elusivo pájaro azul de la felicidad”.

A mediados de este año Tito cumple los 81. De tanto en tanto sigue observando, aunque con menos asiduidad. En parte porque sale menos, pero también porque “ya no tengo el impulso, la energía, ya no tengo el deseo de ser puntero, que eso me movió mucho”. La naturaleza sigue ahí, pero la magia es otra. Es como si antes algo hubiera estado esperándolo, como si una intuición lo empujara, como si todo le dijera que había algo por descubrir. “Pero ahora sería volver. Y seguir por la misma senda para ver si aparece algo nuevo es cansador. Ya está cumplido el desafío. Podés empezar de otra manera, con otros parámetros, pero no tengo ganas.”

–La comparación con Cristóbal Colón es exagerada… pero ponele: cuando Colón llegó acá todo era nuevo, distinto, fácil. Me pasó lo mismo. Busqué eso. Y habiendo encontrado la felicidad en el encuentro con la naturaleza busqué transmitirla en charlas, mesas redondas, conferencias, libros y haciendo periodismo. Sé que encontré un tesoro en la naturaleza que muy pocos conocen. Sería muy egoísta de mi parte no contar que lo encontré y me lo llevé para mí, para mi casa. La intención no es convencerlo al otro, sino, si tiene ganas, mostrarle un camino.

–¿Todavía hay terreno para la observación?

–Un terreno infinito. Van cambiando los modelos de observación, se profundiza el conocimiento, cada vez se sabe más, y eso permite que uno dé una vuelta de tuerca y analice otro aspecto. Yo no estoy en lo más moderno, y tampoco quiero estar, porque para mí fue divertimento. Y tampoco quiero competir con quienes fueron mis discípulos, o con los discípulos de mis discípulos. Igual se profundiza el conocimiento: ¿yo qué sé de las neuronas de un chingolo? Nada. Pero alguien estudió eso, y de eso se dedujo que las neuronas, por lo menos en las aves, se reemplazan cuando mueren. Nosotros creíamos que no y resulta que sí. Es sólo un ejemplo de que puede ser infinito todavía el terreno para esto.

Hermano del conservacionista Adelino –fallecido en 2010– y del escribano y escritor José, Tito dice que ya no tiene dudas: el naturalismo dio sentido a su vida. Que no cree que el ser humano tenga más destino que “reproducirse, seguir la especie, como los animales”, pero que “el sentido de uno, la pasión absorbente” es lo que cambia. “Cada uno encuentra un sentido en su vida.”

–El suyo era éste.

–Para mí está claro que sí. Un prologuista me escribió una vez: “La vida nos es dada vacía y hay que llenarla por cuenta propia. Narosky la llenó de pájaros”.

No es un monstruo del espacio exterior, pero está cerca

Los Tardígrados o, popularmente, osos de agua son las primeras criaturas terrestres capaces de sobrevivir en el vacío del espacio. Un experimento de la Agencia Espacial Europea demostró que pudieron soportar las presiones y radiaciones que se encuentran en el espacio exterior.

Los tardígrados fueron descritos por primera vez en 1773 por Johann Goeze, son invertebrados protóstomos de entre 0,1 y 1,5 mm que habitan en el agua y poseen ocho patas con las que caminan lentamente. Fue justamente su forma de caminar la que dió origen al nombre -literalmente, Kleine Wasser-Bären = ositos de agua-. Habitan especialmente en la humedad que recubre musgos y helechos, aunque también llegan a habitar aguas oceánicas o de agua dulce, encontrándose, prácticamente, en todo el mundo.

Es que estas criaturitas son virtualmente indestructibles; los experimentos a las que fueron sometidas revelaron que soportan presiones intensas, altas dosis de radiación e incluso años de sequía. Fue para averiguar qué tan resistentes eran que un equipo encabezado por el investigador sueco Ingemar Jönsson llevó un grupo de osos de agua al espacio. Después de 10 días de exposición regresaron a la tierra y fueron rehidratados para evaluar cómo habían reaccionado a la falta de aire y la radiación UV, entre otras. Lo único que pareció afectarlos fue la radicación UV, que en el espacio es 1000 veces superior a la que recibimos en la Tierra. Los especímenes que estuvieron protegidos de ella revivieron luego de 30 minutos de rehidratación e incluso llegaron a poner huevos que se desarrollaron exitosamente.

Antes de este experimento solo líquenes y algunas bacterias eran conocidos por sobrevivir a la combinación de vacío y radiación espacial.

fuente