Aves venenosas

El pitohui encapuchado (Pitohui dichrous) de Nueva Guinea fue el primer pájaro descubierto que utiliza veneno como sistema de defensa. Los habitantes de Papúa Nueva Guinea los llaman “pájaros basura”, ya que no pueden ser comidos.
Su veneno (la homeobatraciotoxina, presente también en las ranas dardo colombianas del género Phyllobates) se concentra principalmente en las plumas y la piel del ave, aunque también puede encontrarse en los músculos, el estómago y otros órganos. Las plumas más tóxicas son las localizadas en la barriga, pecho y piernas. También se cree -aunque no está aún demostrado- que frotan la toxina en los huevos y en el nido, protegiéndolos de eventuales depredadores como serpientes, roedores y aves rapaces. Se supone que este veneno es sintetizado tras ingerir escarabajos Choresine de la familia Melyridae.
El descubrimiento del veneno se atribuye a Jack Dumbacher quien, mientras investigaba a estas aves quiso saber qué sabor tenían las plumas (!?) y observó que su lengua se dormía. Otros científicos reportan entumecimiento en las manos, quemaduras y repetidos estornudos tras manipular a estos animales. La toxina en dosis mayores podría ser mortal.
Se ha sugerido que los colores tan llamativos de estas aves son ejemplo de aposematismo (coloración de advertencia): el pitohuí bicolor tiene colores muy brillantes, con el vientre en rojo ladrillo y la cabeza en negro intenso. Por su parte, el pitohuí variable que, como su nombre implica, presenta formas muy distintas en una veintena de subespecies de distintos patrones de plumaje, registra al menos dos que son muy parecidas al pitohuí bicolor, dando muestra así de mimetismo mülleriano. El que especies peligrosas compartan características físicas le confiere una ventaja. Al ser similares los posibles depredadores tratarán de evitar contacto son estas aves en mayor grado, por tanto, ambas se protegen.

El ifrita (Ifrita kowaldi) es una pequeña ave endémica de las selvas de Nueva Guinea. Mide hasta 16,5 cm de longitud y posee un plumaje pardo-amarillento con corona azul y negra. El macho tiene una raya blanca detrás de su ojo, mientras que la hembra es de color amarillo opaco. Posee la misma toxina que el pitohui y se cree que también la adquiere a partir de la ingesta de escarabajos. Los habitantes de Nueva Guinea lo conocen como el “pájaro amargo” o “Hablantín de Gorra Azul”.

El Rufous (Colluricincla megarhyncha) es una especie de ave de la familia Colluricinclidae. Se encuentra en los bosques húmedos de Australia, Indonesia y Nueva Guinea. Durante un estudio de la toxicidad del pitohui, dos ejemplares de esta especie fueron testeados también y uno de ellos tenía rastros de toxinas.

Fotos: -Jack Dumbacher (Pitohui)
-Conservation International (Ifrita)
-Glen Fergus (Roufus)

Mis otros sitios:
www.camaraviajera.com.ar (web personal)
www.spanishinbaires.com.ar (idiomas)

Anuncios

Publicado el 18/11/2011 en Aves, Bichos raros, Fauna, Naturaleza. Añade a favoritos el enlace permanente. Deja un comentario.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s